Agrupación de Peñas
Agrupación de Peñas del Athletic Club CAS   |    EUS
Acceso para peñas de la Agrupación
La Agrupación de Peñas Noticias Actividades Viajes Las Peñas Boletín  Contactar
Noticias  Inicio    Hemeroteca    Noticias en tu e-mail    Contactar
Los leones se alejan de Europa tras empatar a cero en un derbi para olvidar
Yeste disputa un balón rodeado de contrarios.

Los leones se alejan de Europa tras empatar a cero en un derbi para olvidar



ATHLETIC  |  lunes, 26 de abril de 2010
 
El Athletic ha dado un paso atrás en sus aspiraciones europeas al no pasar del empate a cero en el Reyno de Navarra. Los de Caparrós han llevado la iniciativa -es un decir- durante la mayor parte del encuentro y han gozado de más y mejores ocasiones que el conjunto local, pero su fútbol ha carecido de argumentos suficientes para superar a un vulgar y conformista Osasuna. Las frías estadísticas son esclarecedores y no invitan precisamente al optimismo. Los leones llevan tres partidos consecutivos sin marcar ni un solo gol, y están a punto de completar toda una vuelta sin arrancar una victoria lejos de San Mamés. Con estas prestaciones, era evidente que el equipo bilbaíno iba a acabar cediendo su posición de privilegio en la tabla tarde o temprano. Y así ha sido. El Athletic ha caído hasta la octava plaza y las expectativas de volver a competir en Europa empiezan a escapársele de las manos.

Los resultados de sus más directos adversarios obligaban al cuadro rojiblanco -ayer de albiazul- a poner toda la carne en el asador para intentar traerse los tres puntos del Reyno de Navarra. Sin embargo, ni Caparrós ni sus jugadores dieron la sensación de ir a por el partido con la convicción necesaria. Es un hecho que los leones han perdido frescura y confianza en estas últimas jornadas, y que su rendimiento ha empezado a declinar justo en el momento decisivo de la temporada. Aunque quizás todo obedezca a un reajuste natural de la competición. Quizás habíamos sobrevalorado las posibilidades de un proyecto que ha descansado más en la capacidad individual de una serie de jugadores que en la construcción de un verdadero equipo con diversidad de recursos.

Lo cierto es que entre la pérdida de chispa, la alarmante falta de pegada y que la propuesta de Caparrós parece no dar más de sí, este Athletic lleva camino de terminar la campaña dejando un poso de decepción en la hinchada rojiblanca, a la que había puesto el caramelo en la boca. Esa es, al menos, la impresión que se desprende de sus últimas actuaciones y, en particular, del pobre encuentro realizado anoche por el conjunto bilbaíno ante un rival tan conservador como ramplón, que suponía en sí mismo una invitación para lanzarse a por el preciado botín en liza.

El empate a cero final que reflejó el marcador ilustra a la perfección lo que fue el derbi de ayer. Tras unos minutos iniciales de tanteo, el Athletic pasó a controlar la situación apoyado en una efectiva presión y en la terquedad de su fútbol directo, un escenario que los de José Antonio Camacho ya preveían y en el que se sintieron sumamente cómodos. En cualquier caso, ni uno ni otro contendiente eran capaces de alumbrar un destello de luz en medio de la oscuridad en que discurría el partido. De hecho, el primer amago serio de peligro no llegó hasta la media hora de juego, cuando Juanfran se sacó un centro-chut que acabó envenenándose. Por fortuna, Gorka estuvo atento para rectificar su posición y desviar la pelota a córner.

La acción del carrilero osasunista abrió la espita, si no del buen fútbol, al menos sí de las ocasiones, ya que, tan sólo dos minutos después, Ricardo tuvo que emplearse a fondo para rechazar casi sobre la misma línea de gol un cabezazo picado de Llorente, que remató en el segundo palo un córner botado por Fran Yeste. El propio zurdo de Basauri, que había sido la sorpresa en el once de Caparrós, lanzó con idéntica maestría el subsiguiente saque de esquina, pero el testarazo franco de Mikel San José, estorbado por un compañero, se marchó por encima del travesaño.

En la recta final de la primera parte, Osasuna tuvo un arranque de ímpetu y se estiró un poco más en busca del marco de Gorka, pero todo quedó en un conato de asedio que no duró más de cinco minutos. Un centro de Juanfran interceptado en última instancia por Ustaritz cuando Camuñas estaba presto a engatillar fue el raquítico rédito que los rojillos sacaron a su efímero arrebato ofensivo. De hecho, fue el Athletic el que estuvo cerca de adelantarse en el marcador a los 40 minutos de juego. Toquero peinó un saque de banda y Llorente se anticipó a los centrales navarros para rematar con la puntera, pero Ricardo atrapó el lanzamiento forzado del ariete rojiblanco. Y ya al filo del descanso, Javi Martínez protagonizó la última tentativa de los leones al empalar una espectacular volea desde fuera del área que, no obstante, careció de dirección y acabó en las manos del guardameta local, perfectamente colocado.

¡MELONAZO VA!

Todo apuntaba a que el Athletic intentaría meter una marcha más al partido y que, para ello, Caparrós activaría los flancos, absolutamente romos en ataque durante el primer tiempo. Era obvio que ni Ustaritz ni Gurpegi podían dar profundidad al equipo por la derecha, y que Fran Yeste, mal secundado por un desafortunado Koikili, difícilmente podría convertir la izquierda en una avenida para las pretendidas embestidas de los leones. Sin embargo, el técnico de Utrera parecía ayer demasiado excitado como para reflexionar con un mínimo de lucidez. Para cuando se decidió a dar entrada a Markel Susaeta por Gurpegi, su equipo ya se había vuelto a instalar en la dinámica del patadón y tentetieso.

Y eso que nada más entrar, en el minuto 59, Susaeta estuvo a punto de liarla en una jugada personal que liberó por un instante del sopor al Reyno de Navarra. El eibartarra se sacó de la chistera un eslalon fantástico, pero no acertó a culminar su genialidad al disparar flojo a las manos de Ricardo. La réplica osasunista llegó tres minutos después, con un zapatazo lejano y demasiado centrado de Pandiani que Gorka interceptó sin problemas. Acto seguido, Iturraspe improvisó un centro-chut al que Yeste no llegó por poco. A partir de aquí, el encuentro se hizo aún más infumable, con dos equipos enzarzados en una absurda pugna por batir el récord de melonazos por minuto.

Así, mientras Sergio lanzaba el esférico por encima de la tribuna del estadio y Gorka sacaba directamente a las manos de su colega Ricardo, se fue consumiendo el tiempo que el Athletic precisaba para reengancharse a las plazas europeas. Aunque jugaba con un poco más de iniciativa que su rival, el conjunto bilbaíno carecía de salida por bandas, no tenía voluntad ni ideas para hacer circular la pelota en el medio campo y mostraba una preocupante falta de recursos arriba. No en vano, la aportación de Llorente se había difuminado casi por completo, víctima el impecable marcaje de las torres osasunistas, Sergio y Roversio, y del obtuso criterio con el que se manejaba su equipo a la hora de suministrarle balones.   

Urgía cambiar el chip, pero el técnico encargado de intentar variar el rumbo de los acontecimientos ni estaba ni se le esperaba. Caparrós se perdía en gestos, aspavientos y lamentaciones, incapaz de mover ficha mientras el reloj corría de manera inexorable. A falta de seis minutos para la conclusión del tiempo reglamentario, no se le ocurrió otra cosa que dar entrada a Iker Muniain en sustitución de Llorente. Una decisión demasiado tardía y demasiado drástica, habida cuenta de la “Fernandodependencia” que tiene este Athletic en el plano ofensivo. Por momentos, el equipo siguió comportándose como si el gigantón de Rincón de Soto siguiese en el campo (melonazo va y melonazo viene), y, para cuando quiso jugar a otra cosa, ya era tarde. Por lo visto, Caparrós no tuvo nunca un 'plan B', al menos para este partido.

Con todo, el Athletic aún iba a disponer de un último cartucho, ya en el tiempo de descuento. Toquero se hizo con un balón prolongado de cabeza por Gabilondo, que había sustituido a Yeste en el 89, y se plantó solo ante Ricardo, pero el gasteiztarra disparó al muñeco y desperdició una oportunidad de oro. Definitivamente, este equipo tiene la pólvora mojada.


OSASUNA: Ricardo; Azpilicueta, Roversio, Sergio, Echaide (Oier, min. 77); Juanfran, Puñal, Rúper (Vadocz, min. 83), Camuñas; Pandiani y Aranda (Masoud, min. 67).

ATHLETIC: Iraizoz; Ustaritz, San José, Amorebieta, Koikili; Gurpegi (Susaeta, min. 56), Iturraspe, Javi Martínez, Yeste (Gabilondo, min. 89); Toquero y Llorente (Iker Muniain, min. 84).

ÁRBITRO: Fernando Teixeira Vitienes, del Comité Cántabro.
Amonestó al local Aranda y al rojiblanco Ustaritz.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la trigésimo cuarta jornada de Liga disputado en el estadio Reyno de Navarra ante 18.215 espectadores, con escasa presencia de seguidores del Athletic.
Noche fresca y terreno de juego en aceptables condiciones, aunque algo levantado en varias zonas.
Se guardó un minuto de silencio en memoria de Juan Antonio Samaranch, que no se llegó a completar al no ser respetado por un sector de la grada.



Powered by aupaAthletic.com
Gurenet Teknologia, S.L. Diseña y desarrolla agrupacionathletic.com Aviso legal   |   Política de privacidad

Icono de conformidad con el Nivel A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI   ¡CSS Válido!