Agrupación de Peñas
Agrupación de Peñas del Athletic Club CAS   |    EUS
Acceso para peñas de la Agrupación
La Agrupación de Peñas Noticias Actividades Viajes Las Peñas Boletín  Contactar
Noticias  Inicio    Hemeroteca    Noticias en tu e-mail    Contactar
El Athletic no da la talla en Valencia
Susaeta fue uno de los más entonados en Valencia.

El Athletic no da la talla en Valencia



ATHLETIC  |  viernes, 16 de abril de 2010
 
Era el momento de demostrar de qué pasta está hecho este Athletic, de discernir hasta dónde puede llegar en el corto plazo esta joven camada de leones. No en vano, dar un golpe de mano en Mestalla suponía presentar su candidatura en firme para acceder al selecto club de la Champions la próxima temporada. Ahí es nada. Los once aldeanos codeándose con la crème de la crème del fútbol mundial. Sobraban, pues, alicientes para esperar un Athletic enchufado desde el primer minuto y dispuesto a poner una pica en Valencia. Sin embargo, los de Caparrós no estuvieron a la altura de las circunstancias y sucumbieron por un claro 2-0 ante una escuadra che que fue sensiblemente superior.      

Parece evidente que a este equipo le sigue faltando algo para dar el paso al frente que todos estamos aguardando. Se echa de menos un poco más de personalidad, quizás porque la plantilla no ha alcanzado aún la madurez necesaria. Sea como fuere, lo cierto es que los leones volvieron a fallar en un partido clave y confirmaron su alarmante ineficacia lejos de San Mamés. Por una cosa o por otra, llevan sin ganar a domicilio desde el pasado mes de diciembre, cuando lograron doblegar en la Romareda al Zaragoza, que precisamente será su próximo rival en el campeonato liguero.

Y eso que los rojiblancos no transmitieron malas sensaciones en el arranque del choque. Daba la impresión de que estaban dispuestos a aceptar la invitación del Valencia para convertir la contienda en un toma y daca. No crearon verdaderas ocasiones de gol -más allá de un lanzamiento al palo de Gabilondo en una acción que fue invalidada por fuera de juego-, pero sí que merodeaban con cierto peligro las inmediaciones del área local. Sólo que esta vez la falta de acierto se produjo unos metros más atrás, a la hora de dar el último pase o de elegir la mejor opción para superar a la defensa contraria.

Por desgracia, las buenas vibraciones no duraron demasiado. El Athletic perdió su efervescencia a las primeras de cambio acorralado por el Valencia, que llegó a botar diez saques de esquina en la primera mitad por ninguno del conjunto rojiblanco. Los de Unai Emery, que ya habían avisado en el minuto 7 con un cabezazo de Joaquín bien interceptado por Iraizoz, se hicieron con el control absoluto de la zona ancha, donde Baraja y Banega llevaban el timón, con la inestimable ayuda de un David Silva que parecía estar en todas partes y que acabó desequilibrando el encuentro.

No obstante, el Valencia se las veía y se las deseaba para transformar su dominio en auténticas ocasiones de gol. De hecho, la segunda oportunidad clara del equipo che no llegó hasta la media hora de juego, tras un remate de cabeza de Baraja que no encontró portería por muy poco. El Athletic había entregado el medio campo, pero mantenía al menos cierta fiabilidad defensiva, con un Ustaritz pletórico que ejercía de apagafuegos una y otra vez. El central de Abadiño fue la principal novedad en el once de Caparrós, que quiso aprovechar su rapidez para tratar de frenar el juego eléctrico de los delanteros locales.

La insistencia del Valencia obtuvo su recompensa en el minuto 34. Fue en un saque de esquina botado por Joaquín desde la derecha, que un compañero prolongó de cabeza en el primer palo y que Alexis remató con la espalda en el segundo, obligando a Iraizoz a meter una mano soberbia. Por desgracia, el rechace cayó a pies de Silva, que no tuvo más que empujar el balón al fondo de las mallas. Los jugadores rojiblancos reclamaron falta sobre Gabilondo, pero lo hicieron de forma tímida, a tono con su actitud en el partido. De modo que González González ni siquiera se tomó la molestia de consultar con su asistente, pese a que tanto Baraja como Alexis, que entró con todo de forma poco ortodoxa, hicieron los suficiente para que la acción hubiese quedado invalidada.

Sin tiempo casi para asimilar el mazazo, los bilbaínos volvieron a sufrir con un peligroso lanzamiento de Banega que se marchó ligeramente por encima del larguero. Había que reaccionar, pero al Athletic le faltaba ayer chispa, inspiración y fe. El equipo de Caparrós parecía incapaz de cambiar el chip y seguía mostrándose demasiado espeso en la creación. No es de extrañar, por tanto, que acabase apelando al socorrido patadón en largo para Llorente, un recurso que pierde buena parte de su efectividad cuando el de Rincón de Soto no tiene a su lado a un jugador de las características de Toquero.

SIN ACIERTO

Así las cosas, el primer acto se consumió sin mayores sobresaltos. Y es que durante los primeros 45 minutos no hubo ni rastro de ese Athletic ambicioso y vertical que fue capaz de fabricar un montón de ocasiones en campos tan complicados como el Nou Camp o el Vicente Calderón. Con Llorente bien sujetado por Albelda y Alexis, el ataque rojiblanco se sostenía de los fugaces destellos de Susaeta, el único rojiblanco que tiró entre los tres palos en la primera parte. Para colmo, el sistema defensivo hacía aguas por los laterales, donde Iraola y Koikili las pasaban canutas para intentar obstruir las incursiones de Vicente y Joaquín.

A la vuelta de los vestuarios, el partido se reanudó sin cambios, ni de jugadores ni de sensaciones. De ahí que Caparrós diese entrada rápidamente a Iturraspe y Yeste en sustitución de David López y Gabilondo, dos hombres que estuvieron bastante apagados en el primer tiempo, aunque no más que otros compañeros. La terapia del técnico de Utrera no tardó en hacer efecto. Yeste cogió la batuta para hacer una buena apertura a banda izquierda, donde Susaeta rompió la cintura a Albelda y puso un balón de oro en la cabeza de Llorente. Sin embargo, el ariete rojiblanco no acertó a dar la dirección necesaria a su remate y permitió que César desviase el balón a córner en una gran intervención. Era el minuto 56, y allí se desvaneció una oportunidad inmejorable para que los leones cambiasen el rumbo de los acontecimientos.   

El que no perdonó seis minutos después fue David Silva, que recibió un bonito pase de Joaquín dentro del área, se revolvió ante Amorebieta y clavó el balón con la zurda cerca de la escuadra. La débil oposición del central rojiblanco, que permitió al jugador che disparar con excesiva comodidad, ilustra la falta de tensión del equipo bilbaíno en determinados momentos, una actitud difícil de entender habida cuenta de la trascendencia que tenían los tres puntos en litigio.

Con todo, la entrada de Yeste había dado otro aire al ataque rojiblanco. El basauritarra puso un poco de criterio en la creación y, de paso, dejó constancia de que desprenderse de un jugador de sus condiciones es una frivolidad que, de momento, este Athletic no puede permitirse. A los 71 minutos de juego, Susaeta volvió a quebrar la cintura de un defensor local y envió un centro-chut envenenado que César desvió a córner con una mano excelente. Yeste botó el saque de esquina con maestría, pero el testarazo de Gurpegi se marchó por encima del travesaño.

Acto seguido, Caparrós quemó sus naves reemplazando a Javi Martínez por un delantero como Díaz de Cerio. Aunque el de Aiegi no tuvo en Mestalla la presencia de otras ocasiones, el cambio resultó cuando menos sorprendente, y seguramente no faltó quien interpretó esta decisión como un síntoma de que el entrenador rojiblanco estaba pensando ya en el compromiso contra el Zaragoza. No obstante, el Athletic iba a gozar de inmediato de una magnífica opción para reengancharse al partido. Llorente peinó de cabeza un centro desde la izquierda y el balón llegó a la posición de Susaeta, que, solo al borde del área pequeña, estrelló el balón contra el cuerpo de César. Quedaba aún más de un cuarto de hora para el final y el encuentro podía haber tenido un epílogo muy diferente, pero con el error de definición de Susaeta se evaporaron las últimas ilusiones del conjunto rojiblanco, que no volvió a inquietar los dominios del veterano guardameta valencianista.

Al término del partido, Caparrós manifestó que el equipo no había sabido competir. Una cruda reflexión que se ajusta a la realidad de lo sucedido en Mestalla y que conecta con el sentimiento de decepción que embargó a la afición rojiblanca. Toca levantarse no sin antes sacar las oportunas conclusiones. Y habrá que hacerlo con presteza porque el calendario no da tregua. El Zaragoza prepara ya las maletas para rendir visita a San Mamés.


VALENCIA: César, Bruno (Marchena, min. 83), Albelda, Alexis, Jordi Alba, Joaquín, Banega, Baraja, Vicente (Mata, min. 88), Silva y Villa (Domínguez, min. 79).

ATHLETIC: Iraizoz, Iraola, Ustaritz, Amorebieta, Koikili, David López (Iturraspe, min. 54), Gurpegi, Javi Martínez (Díaz de Cerio, min. 72), Gabilondo (Yeste, min. 54), Susaeta y Llorente.

GOLES:
1-0 Min. 35: Silva aprovecha un rechace de Gorka a remate de Alexis para empujar el balón a la red.
2-0 Min. 62: Silva marca con la zurda tras recibir en el área un buen servicio de Joaquín.

ÁRBITRO: González González, del Colegio Castellano-Leonés.
Amonestó con tarjeta amarilla al valencianista Baraja y a los rojiblancos Javi Martínez y Koikili.

INCIDENCIAS: Partido disputado en el campo de Mestalla ante 35.000 espectadores.
Noche fresca y terreno de juego en buenas condiciones.
Se guardó un minuto de silencio en memoria del periodista deportivo Juan Manuel Gozalo, fallecido la pasada semana.



Powered by aupaAthletic.com
Gurenet Teknologia, S.L. Diseña y desarrolla agrupacionathletic.com Aviso legal   |   Política de privacidad

Icono de conformidad con el Nivel A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI   ¡CSS Válido!