Agrupación de Peñas
Agrupación de Peñas del Athletic Club CAS   |    EUS
Acceso para peñas de la Agrupación
La Agrupación de Peñas Noticias Actividades Viajes Las Peñas Boletín  Contactar
Noticias  Inicio    Hemeroteca    Noticias en tu e-mail    Contactar
El Athletic prolonga su mala racha en Bremen tras mostrar dos caras bien distintas
Hunt hace falta a Iraola en la acción previa al segundo gol.

El Athletic prolonga su mala racha en Bremen tras mostrar dos caras bien distintas



ATHLETIC  |  jueves, 01 de octubre de 2009
 
Los leones no pudieron asestar en tierras germanas el zarpazo europeo de prestigio que buscaba Caparrós. El Werder Bremen encarriló el duelo en la primera mitad ante un Athletic que volvió a incurrir en los males endémicos que tanto han lastrado su rendimiento en los últimos años: fragilidad defensiva, falta de personalidad y un fútbol rudimentario a más no poder. Afortunadamente, el conjunto rojiblanco supo cambiar el chip tras el descanso y poner en serios aprietos a su rival, pero en última instancia careció de la pólvora suficiente para derrumbar la muralla germana. Con todo, el Athletic es segundo en el grupo ‘L’ de la UEFA Europa League y se aferra por el momento a una de las dos plazas que dan acceso a la siguiente fase.   

Caparrós se inclinó finalmente por dotar de más músculo al equipo en el centro del campo y colocó a Gurpegi en la posición de interior derecho, con Gabilondo por la izquierda y Javi Martínez y Fran Yeste en el doble pivote. Por delante, Toquero tenía la misión de dejarse la piel en su función de chico para todo y Fernando Llorente emergía como el único faro ofensivo de los bilbaínos. Thomas Schaaf, por su parte, puso en liza un once diseñado fundamentalmente para encarar el marco de Gorka Iraizoz, aunque esta vez el Werder Bremen tuvo un comienzo menos avasallador que de costumbre en el Weserstadion. No en vano, Caparrós habilitó dos líneas de cuatro por delante del portero, reforzadas con la ayuda de Toquero, que dificultaron sobremanera las acometidas de los locales.

El Werder dominaba pero no asustaba, hasta que en el minuto 18 sacó petróleo de un lance aislado propiciado por la escasa contundencia de la zaga rojiblanca. Tras una larga jugada en las inmediaciones del área, Ozil ganó la partida a Castillo y permitió que Hunt empalmase una volea inapelable. Demasiado premio para los merecimientos del cuadro teutón.

Los leones reaccionaron de inmediato con dos acciones a balón parado protagonizadas por Fran Yeste. La primera, en una falta envenenada que buscaba la cabeza de un compañero y que el guardameta Wiese despejó como pudo, y la segunda, en un lanzamiento de esquina a la escuadra opuesta que el cancerbero alemán rechazó in extremis, evitando lo que hubiera sido un gol olímpico. Ahí quedó el intento de réplica del conjunto bilbaíno, que, durante la primera parte, fió casi todas sus opciones ofensivas al envío de balones aéreos en largo para sus dos delanteros. Un empecinamiento que esta vez tenía menos sentido, si cabe, dada la envergadura y corpulencia de lo defensores locales.

La escuadra de Thomas Schaaf seguía llevando la iniciativa, aunque su dominio no se traducía en ocasiones de gol lo suficientemente nítidas como para ampliar su exigua ventaja. De hecho, fue el Athletic el que más cerca estuvo de marcar antes de que el primer periodo enfilase su último tramo. Fernando Llorente se deshizo de un contrario en la línea de fondo y dio un pase atrás para Gaizka Toquero que era mortal de necesidad. Sin embargo, el delantero gasteiztarra falló estrepitosamente en su intento de remate desde el borde del área pequeña, malogrando así una oportunidad que pudo cambiar el rumbo del encuentro.

Y es que, tan sólo cuatro minutos después, el Werder Bremen hizo el segundo en una jugada para enmarcar. Pizarro recibió dentro del área un precioso pase de cuchara de Özil y asistió a Naldo para que, con todo a su favor, enviase la pelota al fondo de la red. Un gran gol que, no obstante, vino precedido de un error arbitral, ya que la acción nació de una falta sobre Iraola que el colegiado rumano sancionó al revés. Por si fuera poco, el despiste de Fernando Amorebieta, que se quedó enganchado y rompió el fuera de juego, favoreció también las intenciones de los verdiblancos.

Momentos antes, el Werder había amenazado con un zurdazo de Hunt que se marchó cerca de la escuadra de Gorka y, ya con el 2-0 en el luminoso, pudo materializar el tercero en un mano a mano de Ozil con Iraizoz, bien resuelto por el guardameta navarro del Athletic. En esta recta final, el conjunto de Caparrós se descosió durante unos minutos, que pudieron ser suficientes para que los de Thomas Schaaf sentenciasen la contienda. Otro mal hábito que hay que erradicar cuanto antes.

REVOLUCIÓN MUNIAIN

Tras el descanso, Joaquín Caparrós dio entrada a Iker Muniain y David López por Gaizka Toquero y Gabilondo, con lo que el fútbol del Athletic adquirió otra dimensión. En especial, por la aportación de la joven perla rojiblanca, que se convirtió en un auténtico quebradero de cabeza para la zaga germana. Los primeros minutos de la reanudación fueron de ida y vuelta, con aproximaciones peligrosas a ambas áreas, pero con el paso de los minutos los leones se hicieron definitivamente con las riendas del encuentro.

Bajo la batuta de Fran Yeste, que ya había sido el mejor del equipo en el primer tiempo, los leones empezaron a combinar con criterio y cualquier conexión que pasase por las botas de Iker Muniain acababa sembrando el desconcierto en las filas verdiblancas, hasta el punto de desquiciar a algunos de sus jugadores. Así las cosas, los hombres de Thomas Schaaf sacaron la guadaña a pasear y sólo la permisividad del colegiado rumano permitió que se mantuviesen en igualdad numérica hasta bien entrada la segunda mitad. Esta situación cambió cuando el recién incorporado Niemeyer, que apenas llevaba cinco minutos en el campo, cometió una brutal entrada por detrás a Iker Muniain. Tras dudar unos instantes, al árbitro no le quedó más remedio que mostrarle la segunda cartulina amarilla por una acción que bien merecía la roja directa.

El Athletic, que a pesar de su dominio sólo había rondado el gol en sendos disparos de Javi Martínez e Iraola, no supo sacar provecho de su superioridad numérica ante un Werder Bremen que tiró de oficio para dormir el partido. Un centro demasiado tocado de Gurpegi desde la derecha al que no llegaron ni David López ni Muniain, una buena internada de Joseba Etxeberria cuyo pase no encontró rematador y un balón colgado que Llorente no pudo rematar por centímetros fueron las únicas tentativas que pusieron en algún aprieto a la retaguardia germana en esta fase del choque.

En cualquier caso, la insistencia de los rojiblancos obtuvo recompensa en el tiempo de descuento. Iker Muniain prolongó con habilidad un balón hacia Fernando Llorente tras recibir la enésima falta y el ariete, revolviéndose con destreza dentro del área, se sacó un zurdazo imparable para Wiese. Restaban tres minutos para el final y el milagro aún era posible. Sin embargo, con todo el Athletic volcado hacia el marco alemán, una pérdida de balón de David López propició un rápido contragolpe de los locales, que acabó en penalti de Amorebieta sobre Ozil. Fring no falló desde los once metros y cerró definitivamente el partido.   


WERDER BREMEN: Wiese; Fritz, Naldo, Mertesacker, Pasanen; Frings; Bargfrede (Niemeyer, min. 60), Marin (Rosenberg, min. 75), Özil; Hunt (Oehrl, min. 89) y Pizarro.

ATHLETIC: Iraizoz; Iraola, Ocio, Amorebieta, Castillo; Gurpegi, Javi Martínez (Joseba Etxeberria, min. 74), Yeste, Gabilondo (David López, min. 46); Toquero (Iker Muniain, min. 46) y Llorente.

GOLES:
1-0 Min. 18: Hunt marca de espléndida volea con la zurda.
2-0 Min. 40: Naldo culmina una brillante triangulación con Ozil y Pizarro.
2-1 Min. 91: Llorente se revuelve dentro del área y recorta distancias con un gran zurdazo.
3-1 Min. 93: Frings transforma un penalti de Amorebieta a Ozil.

ÁRBITRO: Alexandru Dan Tudor (Rumanía). Mal.
Expulsó en el minuto 65 a a Niemeyer, que había entrado al campo en el 60, por doble tarjeta amarilla, tras realizar dos duras entradas a Castillo y Muniain. Además, mostró tarjeta amarilla al local Frings y a los rojiblancos Iraola y Castillo.

INCIDENCIAS: Alrededor de 30.000 espectadores en el Weser-Stadion de Bremen, entre ellos unos 700 seguidores del Athletic.
Terreno de juego muy rápido y en buenas condiciones. Tarde fresca y con algunos intervalos de lluvia.



Powered by aupaAthletic.com
Gurenet Teknologia, S.L. Diseña y desarrolla agrupacionathletic.com Aviso legal   |   Política de privacidad

Icono de conformidad con el Nivel A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI   ¡CSS Válido!